El próximo año el complejo San Marcos cumplirá 20 años con los hermanos Monzó al frente de la gestión del establecimiento. Durante todo este tiempo han cosechado éxitos en el mundo de la celebración de eventos. Sus exclusivas instalaciones se han convertido en un referente de elegancia en cuanto a celebraciones de bodas y banquetes en la Safor.

Saforrestaurantes: ¿San Marcos es una empresa familiar?
Roberto Monzó: Si, es un negocio familiar, nuestros padres nos han apoyado siempre. Realmente somos tres hermanos,  Pepe que se encarga del personal, gestión con proveedores, Paco que lleva todo el área de mantenimiento del complejo, y yo, Roberto, que me encargo de la dirección de la empresa y soy la cara más visible, pues atiendo a los clientes personalmente.

Después de casi 20 años os acompaña el éxito, prueba de lo estáis haciendo bien.
Algo debemos estar haciendo bien. Nuestros clientes están satisfechos.
Nuestro éxito está ligado al asesoramiento a los anfitriones para que hagan bien su papel. No solo somos un restaurante para hacer eventos.
De hecho montamos una feria anual de bodas que va enfocada básicamente a facilitar la relación de los novios con los proveedores del evento.  Que aprovecho para decir que se celebra el próximo sábado 18 y domingo 19 de noviembre.

¿De dónde os viene el dedicaros a la restauración?
Empezaron mis dos hermanos en el restaurante Monzó, en Gandia. Después me sumé yo al proyecto, era el pequeño, y había estudiado cocina. Empezamos allí en el Monzó y después la estuvimos llevando los dos establecimientos a la vez hasta ya nos absorbió por completo San Marcos.

En un evento la parte gastronómica es lo más importante, háblanos de vuestra cocina.
Todos los detalles son importantes en una celebración, pero la comida es el plato fuerte. Si no sale bien la comida es un gran error.
Pero hay que hacer que todo lo demás salga bien, imagínate que la música no esté a la altura, sería un mal colofón para fin de fiesta.
Para mí, como cocinero, la comida es lo más importante. Pero hay gente que valora más otras cosas. Todo es importante. Cada celebración tiene sus particularidades y hay que estar en todo.
Nuestro chef que también es de la familia, mi sobrino Paco, es ya una representación de la segunda generación.

¿Cómo definirías la cocina que hacéis?
Tradicional actualizada. Con productos de temporada.

Restaurante a diario
Abrimos todos los días a la hora de comer, los platos que se sirven a diario son los que en un futuro van a estar en un banquete. Hacemos un menú de ejecutivo a 18€.

Claves para llevar bien el negocio
La constancia y ser sincero y transparente. Yo a veces peco de ser demasiado sincero, porque la gente no quiere oír siempre todas las verdades, pero al final es que es mi manera de ser. Si no lo hiciera así no estaría a gusto conmigo mismo, primero tengo que estar feliz yo, contento y orgulloso de lo que estoy dando, sino, no te lo puedo ofrecer.

Algún sueño de futuro
A mi me encantaría seguir creciendo. Seguir evolucionando. Me gustaría ser un buen referente para la tercera generación,  teniendo en cuenta que nosotros somos la primera.