¿Recordáis como eran los bares en los 70?
La barra del bar es alta, de mármol blanco de Macael, el suelo hidráulico, la máquina de “aigua seltz” en la pared y una tele en la esquina del bar, una tele que nunca supo usar un mando a distancia, con dos colores, el blanco y el negro y solo dos canales la primera y ….la segunda.  Un marco que ha resistido a las diversas olas de modas durante varios lustros, gracias a que estuvo cerrado unos años y a que los que llevan hoy el negocio así lo han decidido, un marco que alberga la cocina de Salvador Cames y su esposa Gracia Sales que le apoya y es el complemento ideal para Salvador. Ella, una mujer valiente, aparte de atender la sala se encarga en cocina de hacer salsas, arroces, postres y demás.

“Me voy a la lonja, acabo el servicio y voy directo. Tengo ganas de ver lo que hoy han sacado las barcas. Hace unos días que por el viento no han podido ir lejos a pescar y hoy ha sido el primer día. Seguro que sacan producto bueno” – Me dice Salvador, nada más entrar y pienso que disfruta casi más comprando que cocinando o al menos igual. Las dos cosas se imbrican, son complementarias –

Y es que este cocinero, Salador Cames, pelea por el producto, tanto en el mar como en la huerta. Necesita lo mejor para inspirarse en la cocina y crear platos que llegan al alma del comensal.
Él disfruta en la marjal, en la huerta, en el monte, en la lonja o mejor en el mar, ese amor por el territorio lo transmite en los platos.
Vamos al grano, abre la fiesta un taco valencià, una coqueta de farina de blat amb espinacs i gamba blanqueta de la Safor, la fuerza de los ingredientes, no demasiado hechos, la gambeta casi cruda, las espinacas al punto, dan un gran sabor al plato que se redondea con el sésamo negro, sencillamente es magistral, humami.

restaurantes en Gandia, Cames

Coqueta de gambeta

Le siguen dos mandonguilletes de lluç con un fondo de espencaet y  parmigiano reggiano. La combinación es muy acertada, pero, lo mejor es el sabor de las croquetas, de textura elástica hechas con un porcentage elevadísimo de pescado. Diferentes y fantásticas
restaurantes en gandia

Bocadillo de calamar ver en su tinta y allioli. Un gran plato, en el que la calidad del calamar marca la diferencia. Sabor intenso. Perfecto
Restaurantes en GandiaBocadillo de calamar ver

Empanadilla de bolets y romescu. Este plato, aun estando bien, no tiene la altura del resto.

restaurantes en gandia

Empanadilla de bolets

Déntol salvage con crema de berenjena ahumada. Otra vez la calidad del producto se impone y el conjunto de ingredientes está en perfecta armonía.

Arrosset de marisc, sepieta i peixet. El sabor muy equilibrado, muy concentrado, pero sin pasarse. Muy fino. Esencia de mar y verduras. Y sin colorante, ejemplo que debería de cundir entre los cocineros porque este colorante solo es visual, de sabor neutro y es un derivado del petróleo.

Un detalle importante es el pan, unas rodajas de pan de olivas y otras de cebolla y tomate del forn de Manel de Bellreguard.
Pa

Se me olvidó hacer la foto del postre. Ofegat, una versión del nacional con excelente galleta y cafe sólido.
El vino, un bilogía de los Frailes de Terres dels Alforins.

Abre de viernes a domingo a mediodía y viernes y sábado noche. No hay carta. Solo ofrece un menú, cuya composición depende de lo que ofrezca el medio. El precio 25€ a mediodía y 23€ para cenas.
Como dijo Frank Zappa “Sin desviarse de la norma, el progreso es imposible“. La creatividad sería inexistente si no se saltaran las normas. Cames hace su cocina con libertad, sin ataduras ni normas que le coarten, le encanta crear y sentirse parte del medio que le rodea..
La experiencia gastronómica en Casa Cames es una mezcla entre gastronomía de calidad, calor de hogar, tradición y terruño. Sobre todo vas a comer la cocina de mercado que Gracia y Salvador han podido encontrar en la lonja, en el huerto ecológico o en los mercados más auténticos. No hay pompa, ni una puesta en escena forzada, algo que se agradece.
La personalidad de cada cocinero se transfiere a los platos que crea y esto solo se puede transmitir si uno lo lleva dentro. Salvador sabe sacar la esencia de la cocina del terruño y servirla en el plato con desparpajo y naturalidad. En el plato es donde plasma sus emociones.

Bar Café Cames
Carrer Sant Fransesc,1 Bellreguard
Tel.- 96 281 50 08

Restaurantes en Gandia

Restaurant Cames en Bellreguard

Restaurant Cames en Bellreguard