Buenas vistas desde las terrazas a la salida del parking. Vistas que te recuerdan que el mar no está lejos.

Siempre que voy a Xàbia me invade una emoción agradable, el mar, las calas rocosas, el Montgó entrando en el mar, el arenal, su centro histórico, el mercado, todo me trae recuerdos placenteros y de emociones vividas.
Aparcamos en el parking que está al final de la calle Ronda Sud para no dar vueltas, es económico y acabas pronto. Todo tiempo ganado contribuye al relax. Y a eso fuimos a callejear sin prisas antes de comer en el Volta i volta, un pequeño restaurante que llevan una italiana que acaba de ser madre, Magui y Carlos. un valenciano que también acaba de ser padre, son pareja. El restaurante está en pleno centro ubicado en una de las cuatro esquinas de una encrucijada de callejuelas que no tendrán más de 2 metros de anchas. Las calles del centro de Xàbia con las paredes de las casas hechas de piedra de tosca, extraída de la orilla del mar son encantadoras, incitan al paseo tranquilo, a perderse por ellas.

El restaurante ofrece un menú a mediodía por 16€ entre semana con cuatro cuatro platos, también puedes comer a la carta, con opción a maridaje, lo cual recomiendo. En este caso le pedimos a Carlos un menú más largo porque queríamos probar más platos y fue un acierto. Después de leer la carta prometimos volver y probar otros prometedores platos. Con el maridaje nos costó unos 40€.

Un snack muy sabroso, garrofón con especias y sal. Picante y adictivo.

La Pulga de Morella un blanco fresco, joven y alegre de macabeo y sauvignon blanc de Vicente Montañana

Sopa de guisantes del terreno con berberechos y babá de algas. Fina y agradable al paladar, con un toque de cebollino. Al tomarla te relajas. Todo está en sintonía, sin estridencias. El pan en su punto.

Excelente, como siempre, el Finca Collado de chardonay y moscatell

Alcachofas con sardina marinada y mayonesa de limón. La sardina marinada y servida caliente, atemperada, con un suave curado, sin exceso de sal.

Sepia en tataki, con la cabeza de la sepia cocinada a la llama sobre bisbe de carne, habitas y chalota, con allioli suave de wassabi. Aromas de pebrella y fenoll El sepionet a la llama me transporta al sabor de siempre de la sepia a la plancha, genial.

 

Un tinto de Rafael cambra, un pequeño productor de Fontanars dels Alforins. 100% garnacha con cuatro meses de barrica, carnoso, afrutado y fresco.

Meloso de tuétanos, calabaza y frutos secos. Bien el punto del arroz, sin colorante, bravo!! Bueno y diferente, agradable al paladar pero un poco falto de fuerza para mi gusto.

Cochinillo crujiente con salsa salmuera de pimiento verde, aguacate y queso cassoleta. Excelente el boom en boca de la grasa crujiente, muy buena cocción de la carne. Una pequeña pega, el aguacate no combinaba demasiado bien.

 

Extraordinario el pastelito de almendras y el cremoso de agua de rosas. El cumquat confitado hay que comerlo al final por su potente sabor o al principio, según gustos.

Una copita de 1+1=3 Dolç botritis noble del Penedes, un vino de sobremaduración natural de samsó y cabernet sauvignon, clausuró de manera ‘noble’ la reunión familiar.

Una experiencia muy recomendable, con el maridaje incluido, que aunque Magui no esté ahora, porque está disfrutando de la baja maternal, se nota su impronta en la carta de vinos, vermuts y cervezas artesanas. Buen tandem de pasiones, la de Magui con los vinos y la de Carlos en la cocina. !!Enhorabuena¡¡

Volta i volta
C/Santa Teresa,5 – Xàbia
Tel.-96 504 28 23
www.voltaivoltarestaurant.com