Comer frente al mar oyendo el murmullo de las olas es fantástico, aunque en Gloriamar lo que más impacta son las vistas con la vasta planicie del mar azul que lo equilibra todo.

Comer frente al mar oyendo el murmullo de las olas es fantástico, aunque en Gloriamar lo que más impacta son las vistas con la vasta planicie del mar azul que lo equilibra todo.

En pleno verano tomar algo, picar un poco o comer frente al mar es una de las cosas con las que más se disfruta del rumor de las olas y de la brisa marina. Es lo que tiene el verano, pero si esto ocurre e a finales de octubre, casi en noviembre, pues es que el tiempo,...